Preguntas frecuentes sobre el RDA


Por Susana González Aktories y Aurelio Meza Valdez






¿Qué información puedo encontrar en esta guía?


Dada la especificidad de necesidades identificadas que se vinculan a este corpus en particular, se ha ideado la presente guía de orientación. El lector encontrará aquí tanto los antecedentes como las bases de las que se partió para la creación del RDA.

Cabe mencionar que otros documentos relacionados a la base de datos, que forman parte de las secciones V.-VII del documento base del proyecto y que se entienden como “protocolos”, no serán incluidos en esta guía, pero forman parte nodal del proceso e integrarán un archivo independiente, de uso interno, sirviendo como orientación práctica a quienes realizan labores de clasificación y codificación del RDA. Dichos protocolos contienen los requerimientos, criterios y pasos a seguir para la adecuada alimentación y manteniendo del repositorio, desde la recepción de los materiales, pasando su clasificación y su posterior preservación.

Esta guía busca aclarar las dudas que puedan surgir en el proceso de trabajo, y seguimos abiertos a atender cualquier sugerencia o modificación que el usuario tenga para optimizar el manejo del archivo.


¿Qué son las poéticas sonoras o de la voz?


La idea de referirse a “poéticas sonoras”, más que a “poesía” o a “poesía sonora” se debe a que ambos términos tienen, cada uno por su cuenta, connotaciones muy específicas que anclarían la praxis sonora a una sola de sus dimensiones, disciplinas o manifestaciones. Poesía como género implica su inserción en una tradición habitualmente literaria, con una fuerte inclinación a la dimensión textual (sobre todo impresa) de la palabra. Poesía sonora, por su parte, además de verse adjetivada como una sub-categoría de la poesía, que excluye a su vez otras dimensiones de lo oral y lo vocal, no alcanza a abarcar el puente tan amplio y rico que desde la praxis se ha visto que transitan los artistas de muy diversa formación, los cuales no sólo se limitan al terreno de lo literario.

“Poéticas sonoras” es una fórmula que permite hablar de una praxis más generosa y abierta: poéticas en un sentido de un quehacer con el sonido, en el que la voz articulada sin duda conforma un factor clave, pero no exclusivo, pues también otras formas de escucha, de legibilidad y de inscripción (en soportes alternos al escritural), permitirán entender la voz incluso en dimensiones más conceptuales que meramente pragmáticas. Esto nos permite integrar obras que han sido catalogadas como arte sonoro, radioarte, performance, además de expresiones del arte sonoro, entre otras. El área de estudio de PoéticaSonora comprende así también varias disciplinas que rebasan lo meramente literario, y que contemplan inquietudes propias de la crítica musical, la ingeniería de audio, las humanidades digitales, los estudios sonoros y arqueología de medios, por nombrar algunos.


¿Por qué surge el RDA de PoéticaSonora?


Alrededor del mundo existen modelos pioneros en la constitución y puesta en circulación de acervos sonoros a cargo de grupos académicos e independientes que llevan a cabo la tarea de inventariar, catalogar, preservar, estudiar y hacer accesibles archivos sonoros. En México estas prácticas todavía no son tan comunes, de modo que contribuir a abrir brecha en este campo es importante.

Además, como se comenta en la presentación, este proyecto busca contrarrestar la predominancia del inglés en algunos de los documentos más importantes sobre estandarización de los procesos de creación, mantenimiento y preservación de documentos digitales. Si se revisan por ejemplo iniciativas como el modelo Dublin Core, en donde se hace una serie de recomendaciones para estandarizar metadatos en archivos digitales –que han servido de referencia para el RDA  (véase sección III)–, se verá que actualmente no cuentan con una traducción de sus documentos al español, portugués ni a una lengua originaria. Es por ello que el RDA ha adaptado este tipo de sistemas clasificatorios al idioma español. Pero dado que en futuras etapas se pretende incluir al repertorio poético-sonoro de pueblos originarios en el sistema clasificatorio, se deberá contemplar también la inclusión de un soporte multilingüe.

Así pues, dos campos en los que el RDA desea ofrecer nuevas perspectivas para la investigación y recreación sonoras son el uso de idiomas no convencionales para el diseño, la generación y el desarrollo de proyectos digitales, así como la implementación de estándares específicos a estos idiomas para la clasificación de archivos digitales sonoros.


¿Cómo se originó el método clasificatorio del RDA?

A fin de ofrecer un acceso práctico a los documentos que integran el RDA, así como formas de consulta y manejo claras y ágiles, se eligió un esquema de metadatos con elementos y términos inspirados en el modelo Dublin Core. Lo anterior permite no sólo caracterizar e identificar cada pieza rápidamente, sino también sistematizar el proceso de curaduría y conformar la estructura de la base de datos relacional necesaria para diseñar una interfaz de acceso al corpus. La implementación de este método clasificatorio (especificado en la sección III) forma parte de los procesos de curaduría desde etapas muy tempranas de investigación y permite integrarlo en el programa general de Poética Sonora como un proceso constante. 


¿En qué consiste la curaduría de los documentos del RDA?


El proceso de curaduría en este proyecto implica la revisión, selección, catalogación y homologación en un formato de audio digital accesible. En él interviene la selección a partir criterios estéticos que responden al desarrollo de una estructura de archivo específica. La recopilación y curaduría de documentos sonoros tiene por objetivo el diseño de una interfaz de consulta y acceso pensada para ser una herramienta de investigación dirigida a estudiantes, investigadores y público en general, interesado en el campo de las poéticas sonoras en México.


¿Con cuántos archivos cuenta el RDA, y en qué formatos están disponibles?


A la fecha contamos con poco más de 250 piezas sonoras de 137 autores, en formatos MP3 de la mejor calidad posible o WAV (sobre la elección del formato, véase más adelante). La mayoría de este material proviene de aportaciones voluntarias realizadas por los creadores mismos de las obras, o bien por promotores y organizadores de eventos de poesía y arte sonoro en México que generosamente han puesto a disposición sus archivos para la investigación que se realiza a partir de “Poética Sonora | México 2016”.

Este proyecto espera crecer hasta alcanzar miles de piezas sonoras, así como implementar herramientas de análisis digital de acceso abierto para realizar actividades de escucha atenta y distante.


¿Por qué todo el material almacenado en el RDA proviene de México?


Si bien la idea del RDA aspira a recabar poéticas sonoras que rebasen el marco geopolítico y lingüístico de un estado o nación, enfocándose en el territorio más amplio de Hispanoamérica, por razones prácticas se inició con un rastreo en México, con miras a extenderlo en un futuro a otras regiones. Este punto de partida permitirá tener un buen muestrario de los fenómenos actuales, de la diversidad y de las consideraciones que hay que tener en cuenta para el armado de un archivo sonoro digital de poéticas sonoras.

Como tal, el RDA actualmente se refiere a estas poéticas sonoras en México, no para definir lo mexicano, por lo que no se habla de “poéticas de México”, sino precisamente para problematizar de forma crítica lo que ello implica. No se busca, pues limitar a lo “mexicano”, pues se correría el riesgo de caer en un nacionalismo peligroso que no corresponde a la realidad cultural y a los flujos y contagios que viven estas manifestaciones. Tan sólo en la Ciudad de México, donde se ha centralizado hasta ahora la investigación por cuestiones geográficas e institucionales, se vive un auge de estas prácticas sonoras que se nutre de un intercambio internacional muy intenso. Este es un rasgo fundamental de una escena efervescente en la que los agentes locales se preocupan por fomentar estos diálogos y encuentros internacionales. Lo mismo ha sido defendido en “PoéticaSonora | México 2016”, programa que ha sumado importantes artistas de otras latitudes. Es por tanto una convicción del grupo que ha concebido el RDA que, para dar muestra de lo que ha sucedido y que viene sucediendo en México en estos ámbitos, es fundamental la participación de artistas de otras naciones.[1]


¿Cuáles son las fuentes del RDA y cómo establece sus márgenes?


En este proceso de investigación se revisan los archivos de instituciones gubernamentales mexicanas relevantes en la historia del arte y la poesía sonoros en México, como la Fonoteca Nacional, el Laboratorio Arte Alameda y Ex Teresa Arte Actual. A lo largo de su historia institucional estos recintos han albergado en su agenda distintos festivales, ciclos y curadurías que integran a la voz y/o el lenguaje en su dimensión sonora como un elemento creativo central. Asimismo, diversas instancias de la UNAM como Casa del Lago con el festival Poesía en Voz Alta, u otras que guardan un vínculo con la producción, exhibición y presentación de poesía y de arte sonoro en México como el Museo Universitario del Chopo, el Museo Experimental El Eco, el MUCA, el Museo Universitario de Arte Contemporáneo, y proyectos radiofónicos emitidos por Radio UNAM, al igual que proyectos editoriales como Voz Viva, por mencionar algunos.

Además de los materiales derivados de los archivos institucionales consultados, el RDA también está conformado por contribuciones de creadores o gestores independientes.

Establecer límites y márgenes “estéticos” de aquello que se considerará dentro de las poéticas sonoras es un trabajo en constante proceso de negociación cada vez que un nuevo material se integra al corpus. Se han establecido algunas coordenadas de referencia, que van desde la tradicional lectura de poesía hasta experimentaciones sonoras y algunos géneros que entran ya en la categoría de lo musical. Se parte de que un punto en común en todas las piezas sonoras es la presencia o la insinuación de la voz (aun entendida en términos más conceptuales que prácticos o físicos), así como la forma en la que la pieza apela a la escucha como una forma de legibilidad.


¿Por qué hacer un repositorio digital de audio?


En el marco del panorama que se tiene actualmente de la documentación y el archivo digital como labor teórico-práctica, es posible reconocer que los materiales de registro sonoros paulatinamente también han comenzado a participar del “giro archivístico” que se ha desarrollado en diversas corrientes teóricas actuales a nivel internacional, y que contemplan, entre otras, las humanidades digitales, la arqueología de medios y los estudios sonoros. Para el proyecto del RDA es importante esta contextualización, pues permite tener claros los alcances que el concepto de “archivo” ha tenido en tiempos recientes y las prácticas que ello ha suscitado, llevando a repensar el archivo en la era digital. Otro asunto de reflexión  lo merece la definición misma de “archivo” frente a posibles sinónimos como “base de datos”, “repositorio” o “acervo”, y es una condición fundamental para decidir qué tipo de trabajo de selección, antologación, curaduría y sistematización se hará.

Como se ha visto, en lo que respecta a las características específicas del proyecto, se ha decidido hablar de “repositorio” luego de conocer los debates académicos al respecto y revisar algunos acervos digitales que han contribuido a cambiar nuestra manera de conceptualizar el proceso de documentación en la era digital (especialmente Pennsound/HiPSTAS y Ubuweb). Todo esto conlleva a conocer las alternativas que existen para desarrollar un sistema de archivo sonoro tanto individual como institucional a bajo costo, así como a idear mecanismos para mantenerlo “vivo” y hacerlo crecer de forma colectiva, a partir del trabajo en equipo para la creación del RDA, así como con futura ayuda de los usuarios, así como con futuro apoyo de curadores responsables de ciertas secciones, y considerando el enriquecimiento que puedan aportar los usuarios mismos.


¿Cómo se inició el trabajo de diseño y creación del RDA a nivel técnico?


Se consideraron diversas técnicas de documentación y clasificación sonora digital (especificadas con más detalle en la sección III). Por ejemplo, para la edición de audio y tagging se revisaron programas como Audacity, MusicBrainz Picard o Mp3Tag. Para facilitar el acceso y análisis del material sonoro almacenado, se han estudiado diagnósticos y recomendaciones sobre bases de datos relacionales y programas de almacenamiento de información, además de técnicas de escucha atenta (close listening) con estaciones de audio digital especializadas (DAWs) y técnicas de escucha distante (distant listening). Se ha puesto especial atención a las posibilidades que el software ARLO ha ofrecido al grupo PennSound/HiPSTAS, así como los programas de acceso abierto presentados por Marit MacArthur, Gentle y Drift.

Por último, se consideró uno de los pasos más importantes del proceso de gestión archivístico: la clasificación de metadatos (o tagging, que se abordará en la sección IV), para facilitar el acceso a una gran cantidad de documentos sonoros de manera rápida y eficiente. En ese sentido, se ponderaron clasificaciones básicas, y clasificaciones más complejas, abstractas o conceptuales. Aunque también cabe mencionar que dentro de este espectro el RDA se orienta a partir de una forma de etiquetación o categorías más descriptivas que técnicas, si bien también se ofrece información sobre metadatos administrativos y de uso.


¿Cuáles son los modelos de referencia del RDA?


Como referencia específica para el RDA se tomaron diversos archivos digitales de poesía sonora anglófona como SpokenWeb en Canadá y PennSound/HiPSTAS en los Estados Unidos, así como modelos más abiertos e inclusivos que documentan múltiples lenguas o localidades, como UbuWeb, también de los Estados Unidos, The Poetry Archivey An International Archive of Sound Arten el Reino Unido, o Lyrikline en Alemania. El estudio de estos proyectos tenía como motivación reconocer con qué retos y dificultades se han encontrado otros impulsores de este tipo de archivos, y aprender de las virtudes y cualidades de cada uno de ellos. Esto, por cierto, también sirvió para confirmar la escasa presencia que tienen los autores hispanoamericanos en estas colecciones.


¿Cuál es la motivación principal detrás del diseño y creación del RDA?


Un asunto importante que ha acompañado el proceso de creación del RDA es la pregunta de para qué y cómo archivar, sobre todo si se considera el archivo como un legado para el futuro, y se sabe también que ese hipotético futuro estará a su vez lleno de cambios en los que quizá el archivo que ahora se prepara pueda caer en una prematura obsolescencia. Con esta conciencia en mente, insalvable, también se considera que estos trabajos de recopilación y curaduría seguirán siendo necesarios, especialmente por la falta de atención que todavía han merecido las poéticas sonoras hispanoamericanas.

La intención del RDA será entonces la preservación, difusión y estudio de estos materiales, como parte de una producción de saberes culturales en un contexto que aspira a ser transregional, y con la esperanza de que el archivo pueda y siga creciendo, modificándose y revisándose siempre para ir creciendo con los cambios tecnológicos, sociales y culturales que se siguen anunciando, aun para el futuro cercano. Un repositorio como el que aquí se plantea, no puede ni debe ser estático, sino estar en constante transformación.





[1] Así se ha concebido, por ejemplo, desde hace 16 años el Festival Internacional de Poesía en Voz Alta de la Casa del Lago, pero también en otras escenas más recientes como la del slam, donde su organizador, José Luis Paredes mencionaba en una reciente charla ofrecida por el Circuito Nacional de Slam MX, que el festival debía ser un referente en la disolución de las fronteras lingüísticas, no sólo con propuestas en lenguas indígenas sino de muchas otras lenguas del orbe. De ahí la programación no sólo de artistas extranjeros sino nacionales.


Berlín / Concordia, noviembre-diciembre de 2016


.